Consejos para crear un logo de éxito para tu empresa

0 comentarios

El logo de una empresa es, sin duda, su carta de presentación al mundo. Es un elemento que reflejará los valores de la marca y que deberá funcionar como factor diferenciador del resto de empresas y competidores presentes en el mercado. Un buen diseño tiene la capacidad no solo de aumentar el sentido de pertenencia hacia la marca sino también de influir positivamente en las ventas por Internet o  anuncios online donde la imagen ocupa un lugar primordial. De ahí la importancia de dedicarle el tiempo necesario y de diseñarlo conscientemente según lo que se quiera transmitir. Está claro que antes de diseñar un logo es necesario definir perfectamente cuál es el carácter de la marca, cuáles son sus valores y cuál es el público al que se dirige. Si estos pilares no están bien definidos es imposible realizar un buen trabajo. Si bien lo mejor es asesorarse por profesionales del sector, nunca está de más conocer algunos consejos básicos que podrán facilitarle bastante esta ardua tarea.

Colores básicos: El logo no debe tener más de tres colores y debe quedar bien tanto en tonalidades monocromáticas como en blanco y negro. Además, se deben evitar los colores brillantes y demasiado oscuros. Hay que tener en cuenta que las marcas más importantes suelen ser azules o rojas y que el color menos utilizado es el marrón.

Formas simples: Cuanto más simple sea mejor, de ahí la necesidad de eliminar todos los detalles superficiales. Las formas más suaves suelen evocar emociones más favorables que las abruptas. No olvide que para que sea fácil de recordar debe de ser también fácil de explicar.

Evitar las modas: Lo mejor es huir de las modas y optar por una apariencia atemporal que soporte bien el paso de los años. Cuanto más tiempo pase antes de tener que modernizarlo mejor.

Huir de las similitudes: Es imprescindible tener un amplio conocimiento de los logos que existen en el mercado y, en particular, en el sector de pertenencia. Parecerse a la imagen proyectada por otra marca destruiría todo el trabajo realizado e invalidaría las potencialidades del logo.

No abusar de las letras: Lo mejor es utilizar fuentes legibles (en la medida de lo posible huir de las cursivas) y no incluir el lema en el logo. No es recomendable usar más de dos tipografías distintas.

Realizar muchos intentos: Hacer muchas pruebas incorporando pequeños cambios es una buena forma de acercarse al logo perfecto. Además, antes de tomar una elección definitiva es fundamental compartirlo y buscar la respuesta de dichas personas para evitar cometer errores que, quizás, se han pasado por alto.

Ser flexible: El logo debe poder verse tanto en horizontal como en vertical y debe entrar perfectamente dentro de un cuadrado o rectángulo. Además, es necesario que se pueda modificar su tamaño sin problemas (lo mejor es que sea vectorial para no perder calidad) y que se puedan invertir los colores.   

Fácil de recordar: Para ello debe recordarle a los consumidores para qué sirve la marca y debe tener un significado racional. Para que sea memorable se puede modificar una forma simple con el fin de diferenciarla del resto de formas parecidas. Un ejemplo es el mordisco que tiene la manzana de Apple.  

Nada de efectos: Los efectos como 3D, sombras, destellos de luz o degradados le quitan simplicidad al logo y, por lo tanto, hacen que envejezca peor y que sea más difícil de recordar.           

Para La Boutique Creativa

By: Daniela Gómez - Redactora on line / buennegocio.co



Publicar un comentario